Nuestras redes

Tecnología

Si, el gaming es caro, pero algo se puede hacer al respecto

“Y bueno, los videojuegos son un hobby caro y hay que pagarlo”. Esta es una frase que podemos escuchar en cualquier momento, en cualquier lugar. Cuando algún amigo, conocido, familiar va a hacer una compra/inversión con un juego, consola, actualización de hardware, etcétera etcétera.

Y si, a juzgar por los números que se manejan en un país con una economía tan compleja como la nuestra, ser un amante de los videojuegos siempre requiere una inevitable inyección de billetes importante para que podamos jugar diferentes títulos. Esto incluso se intensifica en estos particulares momentos de cambio de generación de consolas.

En esta nota intentaremos aliviar un poco esa idea que tanto nos hace sentir un poco de desazón cada vez que hacemos cuentas en el aire de lo que nos costaría una PS5, Xbox Series X o una PC.

Para empezar, si. Obviamente vamos a tener que contar con un cierto capital como para poder hacernos de una consola o PC, o el que pueda ambas. No vamos a entrar en números ni mucho menos pero opciones hay de sobra si buscamos por negocios en diferentes espacios. La clave, a mi entender, pasa por lo que sea que invirtamos nos pueda dar según lo que gastemos.

En esa ecuación, fanboysmos insoportables de lado, la opción que sale más airosa es la PC, de las que se podría considerar “gama media”. La primera ventaja radica en que comprarse una PC, con Windows 10, ya casi incluye tener una Xbox One. Básicamente porque todos los juegos lanzados para esa consola también están disponibles en la computadora. Por tal motivo es recomedable también sumarle un joystick (recomiendo uno de Xbox 360 o de Xbox One) a la lista de compras.

La PC tiene una ventaja comparativa que la pone muy por encima de otras plataformas, la apertura del mercado de compras de juegos. Desde ya que Steam y sus mega ofertas, que muchas veces rosan lo ridículo (juegos a 30 pesos por ejemplo) ya es una opción muy viable. Pero hay muchísimas otras opciones para acceder a juegos, como Epic Store, GoG y por supuesto Xbox Gamepass, que nos da acceso a un enorme catálogo de juegos por un costo mensual realmente bajo.

Obviamente que si tenés capital como para pensar en comprarte una PC, lo más recomendable es tratar de adquirir los componentes más avanzados. Pero tampoco creo que hay que caer en “si no me compro una PC Gamer ultra hardcore Master Race no sirve para nada”. No, error. Con una PC gama media podemos acceder a un catálogo elefantiásico de juegos, muchos de los cuales se consiguen por precios irrisorios. Y además una PC no la usas solo para jugar, así que sigue sumando puntos independientemente de su poderío a nivel hardware.

Bueno, pasemos a las consolas. Obviamente que, si tu meta ya está enfocada en lo que se viene, nada te va a sacar de la cabeza la idea de invertir los ¿500? dólares que termine saliendo una PS5 o Xbox Series X, con lo que termine saliendo eso acá. Pero si a la vez pensas que todavía es pronto para eso, una consola actual sigue siendo una gran opción por la enorme cantidad de juegos disponibles, que seguro a todos no jugaste.

Obviamente que acá corren desventaja PS4 y Nintendo Switch por lo costosos de sus títulos, aunque sus exclusividades hacen que sigan siendo muy fuertes. Una opción consolera a nivel costo beneficio es Xbox One, que también se nutre de Gamepass y su catálogo gigante de opciones.

Y siempre también están las opciones gratuitas, juegos online convocantes, no es lo mio pero estár están. Bucear en el pasado de los videojuegos, a través de diferentes medios que requieren cierta investigación para hacerlo. Siempre es una interesante alternativa, para mi no suple a lo actual pero está bueno para ir mechando.

Más allá de la opción que busques para seguir disfrutando de los videojuegos, creo que hay un ejercicio que deberíamos intentar implementar, eliminar un poco el hype, o al menos ese “manijeo” que nos hace pensar que solo sirve el juego que está por salir, y lo que ya salió no merece nuestro tiempo.

Ojo, a mi me encanta ilusionarme con juegos que saldrán a lo largo de un año, de hecho me armo siempre una lista de lo que me interesa jugar de enero a diciembre y eso en muchos casos incluye novedades. Pero no creo conveniente ceñirnos, o mejor dicho cegarnos, únicamente a eso. Cada uno hace lo que quiera, demás está decirlo, solamente creo que el hype muchas veces hace que mastiquemos y escupamos un juego como si fuera un chicle, para pasar inmediatamente a otro y repetir el proceso. En el medio se pierde un poco el disfrute de jugar un juego, al menos como yo lo hago.

Comentarios
Escrito por

Redactor. Las más de tres décadas que tengo encima indican que tengo casi la misma edad que la industria de los videojuegos misma. Y es que de hecho juego desde que tengo uso de razón. Encontré en esta pasión algo con lo cual desarrollar mi profesión, el periodismo. En eso estoy desde hace muchos muchísimos años.

También podés leer...

Yakuza y las Incomodidades en el Gaming

Opinión

The Asylum y el modelo de negocio que le pateó el trasero a Hollywood

Cine y Series

PS5: Ser o No Ser (Exclusiva)

Opinión

Command & Conquer Remastered: la batalla menos pensada

Videojuegos

The Last of Us Parte II: review bombing para uno de los mejores juegos de la generación

Opinión

El futuro (de los videojuegos) está llegando

Videojuegos

Del Código Hays hacia la libertad: los rebeldes que buscan romper las reglas

Cine y Series

juegos de terror latinoamericanos juegos de terror latinoamericanos

Pasado, presente y futuro de los juegos de terror latinoamericanos

Industria Regional

Nuestras redes