Nuestras redes

Cine y Series

Las adaptaciones de cómics al cine no son solo de Marvel o DC

Ver una película es entretenimiento. Acá expongo que todas las adaptaciones de cómics no son de Marvel o DC.

Siempre es interesante analizar a los movimientos en masa. Cómo se comportan la mayoría de las personas que no son de ningún nicho en particular frente a diferentes hechos o exponentes. En el cine es muy común leer “según la crítica especializada“. ¿Por qué se usa ésta expresión? Porque justamente lo que intenta la frase es separar la opinión de las masas con la de aquellas personas que pueden analizar las películas desde otro lado, por sus estudios, por su ámbito laboral o porque quizás son justamente de algún nicho en particular al que pertenece esa película. Los cómics no son una excepción.

En ésta nota no voy a hablar de lo que está bien o de lo que está mal, no hay rivalidades ni nadie tiene la razón y, por ende, nadie está equivocado. Es un pequeño análisis que vengo haciendo en mi mente desde hace ya varios años y tengo la suerte (inmensa suerte) de tener un espacio para poder escribir esta nota y que alguien, al menos una persona, pueda leerla y compartir, o no, lo que expreso.

El cine como forma de entretenimiento

El cine es entretenimiento y, como tal, qué nos entretiene y qué no nos entretiene es una mera cuestión de gustos. Después podemos analizar a cada película por separado, su guion, su parte técnica, su cinematografía, pero en muchos casos, y para mucha gente, que la película resista un análisis de forma positiva, no es indicativo de que ese título sea bueno.

De ahí, el nombre de “mainstream”. Se considera una película mainstream a aquella que solo está hecha para agradar al mayor porcentaje de espectadores, generalmente invirtiendo mucho en su reparto y en sus aspectos visuales. Ya no que olvidemos, como dirían los grandes expertos de marketing “todo entra por los ojos”. Y tampoco olvidemos que justamente ésta clase de cine está hecho justamente para recaudar. Se invierten millones, y tiene que recaudar millones, sin importar lo que la gente o la crítica pueda decir.

Las adaptaciones de cómics son más de las que pensamos

Entre todo este desglose, llegamos al punto de la nota, al eje de ese análisis que vengo haciendo y que quería compartir. Si quitamos a la gente de nicho y a la “prensa especializada” (uso comillas porque me da mucho cringe la palabra y el concepto, pero sé que todos lo entienden si lo digo de esa manera), y preguntamos a la gran masa ¿qué películas están basadas en cómics?, la respuesta va a ser generalmente la misma: Avengers, Marvel y el MCU, X-men y alguna de DC, como La Liga de la Justicia o Joker.

Claramente, esa definición solo abarca un 40% o un 50% de lo que realmente son adaptaciones de cómics a la pantalla grande, pero no podemos culpar a nadie. Eso es lo que se les vendió. No olvidemos que, en algún punto, y pese a que a muchos le moleste, el cine es eso: te vengo esto con toda mi maquinaria, y vos compras lo que yo te vendo. La mayoría de las personas no se gastan, porque quizás no les interesa, en saber qué hay detrás de todo eso. Solo ven, compran y consumen. Ah, el hermoso capitalismo.

El bug de toda una generación

El mejor ejemplo de esto es Netflix. Una plataforma que encontró el bug de toda una generación a la que no le gusta esperar, quiere tener todo a un click de distancia y literalmente, compra todo lo que le ponen en frente. Si el tío Netflix dice “esto es un éxito”, pues allí van ellos, a hacer un éxito de algo que quizás, en otro contexto, no lo hubiese sido. Y de nuevo, ¿se puede culpar a alguien? Claro que no, la gente de la plataforma más conocida descubrió el mecanismo perfecto y lo explota a su antojo. Y la gente, feliz por tener Netflix, sobre todo en estas difíciles épocas que estamos transitando.

Te puede interesar

Volvamos al eje de la cuestión: las películas basadas en cómics. Como dije, la gran mayoría podría nombrar Avengers, al MCU casi completo, algunas películas de DC, la de personajes más conocidos como Batman o Superman. Wonder Woman, que revolucionó la industria por su carácter feminista con un personaje femenino muy fuerte, o Aquaman, por tener de protagonista a uno de los hombres más buscados del planeta. Como dije en algún momento, marketing, todo entra por los ojos, todo es vendible desde algún lugar.

Aquellos que son relegados de forma injusta

¿Pero qué pasa con esos otros exponentes que también son basados en cómics, pero cuando se habla de películas basadas en cómics, no se los nombra? Suena paradójico, ¿no? El problema es que es verdad. La saga de Blade, por ejemplo, es un caso. La primera entrega es una película muy buena de 1998, dirigida por Stephen Norrington, con Wesley Snipes como protagonista, quien prácticamente nació para hacer ese personaje. La segunda entrega de la saga, dirigida por el magnífico Guillermo del Toro, es una obra de arte. La película es del 2002 y tiene un apartado visual increíble, con algunos detalles para la época que eran muy novedosos, y que se notaba que había mucha tela para cortar con esto de los cómics. La tercera entrega es buena, pero no estuvo a la altura de las anteriores.

Eric Brooks, alias “Blade”

Quizás pocos conocen a James O´Barr, el creador de la novela gráfica The Crow, que durante mucho tiempo, tuvo el ostentoso título de ser el cómic independiente más vendido del mundo. En 1994, el director Alex Proyas se animó a hacer ésta adaptación con, ni más ni menos, que Brandon Lee como protagonista, el hijo del mítico Bruce Lee. Otra película que es un clásico del género, pero que nunca se la pone dentro de éste apartado. Al parecer, es una cuestión de edad, ¿no? Como si los cómics hubiesen aparecido después del 2000, de la mano de X-men.

Pero… no. La próxima película que voy a nombrar es de 2010 y tampoco se la nombre cuando hablamos de cine basado en cómics. Scott Pilgrim vs. the World es, a mi humilde entender, una de las mejores adaptaciones de un cómic a la pantalla grande, pero no se la trata como tal. Pensando mejor sobre el tema, no solo puede ser una cuestión de edad, sino una cuestión de venta. Si bien, dentro del nicho, Scott Pilgrim es un cómic muy conocido, no es mainstream, no es Marvel, Capitan America, Spiderman. Pero, irónicamente, no solo es mejor película que muchas ellas y hasta es mejor adaptación. Por lejos.

Más relegados, más injusticia

La fuerza del marketing (nuevamente) y lo reconocido de las producciones, por quiénes estaban detrás, hicieron que la gran mayoría supiera que 300, Watchmen, Sin City y V for Vendetta, eran adaptaciones de novelas gráficas. En ese entonces, se dio a conocer eso de las “novelas gráficas”, y muchos lo usaron para generar una grieta. Porque en todo tiene que haber una grieta, ya es una moda. Como leer cómics y ver películas basadas en cómics estaba siendo algo normal, había que separar. El que leía cómics era un inmaduro. Mientras que el que leía novelas gráficas era todo un adulto responsable que leía historias oscuras y no aventuras de superhéroes con trajes ajustados. La estupidez humana, al alcance de todos.

Men in Back también está basada en cómics, ¿sabían? Kick-Ass también. Kingsman. Si les nombro Hellboy seguro que sabían, porque es de las más conocidas. De nuevo, gracias a su marketing y a su director, Hollywood pudo darle ese mote de “adaptación de un cómic al cine”, total las personas la iban a ver más allá de eso. Snowpiercer, película protagonizada por Chris Evans, está basada en un reconocido cómic francés de principio de los 80s. Road to Perdition, impecable película del director Sam Mendez, protagonizada por un también impecable Tom Hanks sí, adivinaste, también está basada en un cómic. Perdón, en una novela gráfica.

Edge of Tomorrow, dirigida por Doug Liman y protagonizada por Tom Cruise, no solo es una gran película sino que está adaptada del manga All You Need Is Kill, pero mejor no nos metamos en adaptaciones de manga porque eso da para otra nota inmensa. La Máscara, la película de Jim Carrey, está basada en un cómic homónimo de la editorial Dark Horse Comics. A History of Violence, tremendo peliculón del genial David Cronenberg, está adaptado de un cómic.

Pequeña conclusión

En fin, la idea no era hacer una lista de adaptaciones. Porque en sí, faltarían muchísimas más. Sino que la idea era abrir un poco el panorama. Abrir el juego para contarles que las adaptaciones de cómics no son solo Marvel o DC, y que a veces está bueno investigar brevemente de dónde salió el guion o la historia de una película que nos gustó tanto. Porque quizás podemos llevarnos la sorpresa de que está basada en un cómic y, si somos de leer, puede ser una muy buena opción hacernos de un par de tomos para pasar el tiempo.

Comentarios
Escrito por

Redactor. Cinéfilo. Game Designer. Dibujo sin ser ilustrador y hago música sin ser músico. El terror ante todas las cosas. Aprendí a querer más a los animales que a las personas. Mi BFF se llama Leono.

También podés leer...

Yakuza y las Incomodidades en el Gaming

Opinión

Si, el gaming es caro, pero algo se puede hacer al respecto

Tecnología

The Asylum y el modelo de negocio que le pateó el trasero a Hollywood

Cine y Series

PS5: Ser o No Ser (Exclusiva)

Opinión

Command & Conquer Remastered: la batalla menos pensada

Videojuegos

The Last of Us Parte II: review bombing para uno de los mejores juegos de la generación

Opinión

El futuro (de los videojuegos) está llegando

Videojuegos

Del Código Hays hacia la libertad: los rebeldes que buscan romper las reglas

Cine y Series

Nuestras redes