Nuestras redes

Videojuegos

My Friend Pedro: acción y locura en una dósis pequeña

Devolver Digital se ha ganado todo un nombre, con toda justicia en mi opinión, dentro de los publishers de juegos independientes. Gracias a su atino para seleccionar los títulos a los que apoya publicándolos. Si bien es variado el repertorio que cuenta con su sello, Devolver tiene entre sus tantos logros habernos presentados grandes exponentes del juego de acción desquiciada, con historias retorcidas, una jugabilidad adictiva.

Si bien el caso más emblemático de esto sería Hotline Miami, hay otros exponentes, que de hecho sacó Devolver este mismo año, como Ape Out o Katana Zero. Pero desde hace meses, Devolver nos viene llamando la atención, principalmente mediante gifs y videos muy cortitos que se mostraron en sus redes oficiales, de otro juego que apunta a ir por el mismo lado de estos otros ejemplos de la “acción indie” sin frenos. Nos referimos a My Friend Pedro, desarrollado por el estudio sueco DeadToast Entertainment.

El apartado visual no falla para nada, respeta muy bien todo lo que se había mostrado desde los videos que lo anticipaban

El apartado visual no falla para nada, respeta muy bien todo lo que se había mostrado desde los videos que lo anticipaban

 

El asesino y su compañero frutal

Si bien el juego carece de una historia atrapante, por lo menos hace lo posible para llamarnos la atención. Aquí encarnamos a un asesino enmascarado quien se enfrenta a una familia mafiosa. Desconocemos los motivos que lo llevan a esta guerra personal, pero imaginamos que no es una persona con todos los patitos en fila. Básicamente porque su único acompañante de aventuras es una banana con carita dibujada, llamada Pedro, con quien dialoga constantemente.

El ritmo frenético que propone se traduce en que los más de 35 niveles que tiene se resuelven entre 3-5 minutos

My Friend Pedro aplica el formato 2,5D para mostrarnos niveles hiperlineales, y también hiper frenéticos, en los que tendremos que avanzar eliminando a todos los que se crucen en nuestro camino. Para ello contamos con un arsenal que podríamos llamar “básico” para este tipo de juegos, pistolas, ametralladoras, escopetas, etc. Pero la clave para avanzar no pasa únicamente por el poder de fuego de cada arma sino por la utilización de diferentes movimientos acrobáticos que nuestro protagonista puede realizar.

La danza de la muerte

El tirador enmascarado que controlamos puede saltar, disparar en diferentes direcciones, girar para evitar que las balas le hagan daño y OBVIAMENTE, ralentizar el tiempo, a lo Matrix y Max Payne, para dar tiros más certeros. El control es lo suficientemente bueno como para que todo esto no sea un tedio. De hecho funciona bastante bien como para que nos familiaricemos rápidamente con todos los movimientos. Eso sí, olvídense de jugarlo con mouse y teclado porque esa es una misión imposible para sus dedos.

El ritmo frenético que propone se traduce en que los más de 35 niveles que tiene se resuelven entre 3-5 minutos. Con una curva de dificultad desde muy accesible a ligeramente desafiante en las escenas finales. A pesar que es divertido recorrer los niveles a los tiros, e incluso rejugar cada secuencia para obtener más puntos, mediante un interesante sistema de combos, el juego empieza a presentar distintos problemas rápidamente.

My Friend Pedro aplica el formato 2,5D para mostrarnos niveles hiperlineales

My Friend Pedro aplica el formato 2,5D para mostrarnos niveles hiperlineales

 

Para empezar, cada vez que quiere salirse de la formula de avanzar y disparar, hace un poquito de agua. Sobre todo en unos niveles penosos promediando la mitad de la campaña. Esto incluso se hace más notorio con la aparición esporádica de elementos, como un skate al que podemos montar para disparar a toda velocidad o un sartén que hace que las balas reboten, que no fueron del todo bien explorados. Los pocos jefes de nivel que aparecen tampoco son la gran cosa.

El apartado visual no falla para nada. Respeta muy bien todo lo que se había mostrado desde los videos que lo anticipaban. Todo ese ritmo que impone desde jugabilidad está muy bien presente en la manera en que atacamos a los enemigos. Definitivamente no podemos decir lo mismo de la música, que peca de ser bastante genérica. Y me terminó dando ganas de escuchar absolutamente cualquier cosa excepto eso.

Disparos finales

Desde ya que My Friend Pedro no es un mal juego. Y de hecho si nos ponemos a pensar su bajo costo, 191 pesos argentinos en Steam, y que tiene la duración justa, 4 horas, para terminarlo en una sentada, esas cosas lo hacen más atractivo. Pero aún así hay varios temas que me terminaron haciendo ruido, su pobrísima historia, el desbalance de la calidad en los niveles y los recursos desaprovechados.

Esperaba un poco más de un juego publicado por Devolver Digital. Pero no deja de ser una experiencia entretenida y a la que le agarraremos la mano rápidamente. Quizás sea más recomendable para la persona que esté con ganas de experimentar que ofrezca una gran dosis de adrenalina. Eso si, mucha más sustancia no van a encontrar en este caso.

Escrito por

Redactor. Las más de tres décadas que tengo encima indican que tengo casi la misma edad que la industria de los videojuegos misma. Y es que de hecho juego desde que tengo uso de razón. Encontré en esta pasión algo con lo cual desarrollar mi profesión, el periodismo. En eso estoy desde hace muchos muchísimos años.

También podés leer...

PlayStation 5: ¿vale la pena comprarla de lanzamiento?

Tecnología

Wolfenstein: la revolución menos esperada

Videojuegos

Un nuevo comienzo

Noticias

En Cueva apretamos Pause

Noticias

Un buen juego tiene un buen soundtrack

Gelatita Recomienda

Entrevista con Juan Ignacio Papaleo, fundador de revista Replay

Entrevistas

La música que nos permite la inmersión necesaria

Opinión

Cyberpunk 2077 requerirá de 80 GB libres en PlayStation 4

Noticias

Nuestras redes